¿Qué son los plaguicidas orgánicos? ¿son realmente eficientes?

Primeramente, vamos a aclarar el concepto de plaguicida orgánico. En el mercado de plaguicidas tienes de 3 tipos, puramente químico (la mayoría de ellos), una mezcla entre químico y orgánico, y puramente con componentes orgánicos, y los tres se utilizan tanto para prevenir, controlar, repeler o incluso destruir insectos o microbios. 

Dada la mayor conciencia sobre el medio ambiente, los plaguicidas orgánicos son el método preferido para combatir las plagas, aunque no siempre él más utilizado.

Lo que es más, los plaguicidas orgánicos pueden ser hechos de una amplia variedad de ingredientes e incluso pueden ser hechos en casa.

 Pero, ¿realmente son eficientes, son seguros de usar?

Mantenernos a nosotros mismos y a nuestros hijos a salvo de los productos químicos tóxicos no es una tarea fácil, pero no todos los productos en el mercado son tan seguros como dicen ser. Los plaguicidas orgánicos son una alternativa más segura a las fórmulas químicas, pero incluso estos deben usarse con precaución.

¿Cómo son los plaguicidas orgánicos, que ingredientes los componen?

Se consideran plaguicidas orgánicos, por ejemplo, para las plantas, los que están hechos de ingredientes naturales.

Eso no significa que estén libres de sustancias químicas, sólo que las sustancias químicas se derivan de fuentes botánicas y minerales.

Deben seguir utilizándose con cuidado, porque los plaguicidas naturales se descomponen más rápidamente que en uno químico y se consideran menos agresivos.

Hay muchos tipos de plaguicidas naturales que no son fabricados con productos químicos y que se integran con la tierra con menor impacto y menor peligro.

¿Son seguros los plaguicidas orgánicos para usar en el jardín?

Los beneficios del uso de plaguicidas orgánicos para las plantas, por ejemplo, son más seguros por su acción lenta y menores niveles de residuos.

Esas ventajas con beneficiosas para el planeta y para los consumidores, pero al igual que con cualquier producto, debes prestar estricta atención al tiempo y al modo de uso y siempre, siempre, seguir todas las indicaciones de la etiqueta.

Tipos de Plaguicidas Naturales

En el mercado, te vas a encontrar una amplia variedad de plaguicidas orgánicos desde bioquímicos, microbióticos, botánicos o de base mineral.

Muchos de ellos provienen de las propias plantas, insectos o de minerales naturales.

Te los detallo:

Bioquímico – Los plaguicidas bioquímicos son uno de los mejores, por su simplicidad y efectividad. Las feromonas son una forma que a veces es de origen natural y otras artificial. Pueden interrumpir el comportamiento de apareamiento de los insectos y controlar las posibles plagas.

Microbióticos – Los agentes microbianos provienen de bacterias, de hongos, algas, o de virus naturales. Éstos introducen una enfermedad en una determinada población de insectos, producen una toxina e incluso pueden limitan la reproducción. La espora lechosa es un ejemplo de este tipo de plaguicida natural.

Botánico – Los plaguicidas botánicos provienen de las plantas. La nicotina, el Neem, la Rotenona, la Sabadilla y las Piretrinas son derivados de otras plantas. Las piretrinas, por ejemplo, provienen de la planta de crisantemo y son efectivas en insectos voladores y son ideales para eliminar larvas.

Minerales – Los plaguicidas minerales, son basados en mineral, y tienen como ingredientes principales el azufre o el azufre de cal. Ambos se rocían como parte del control de las plagas comunes de insectos.

Esperamos haberte ayudado a entender los diversos tipos de plaguicidas naturales que tienes en el mercado, y si tienes cualquier duda, estamos para ayudarte!.